29.- LAS CARTAS DE GROUCHO, Groucho Marx

* Contraportada:

Además de ciertas debilidades disculpables -como los buenos cigarros, la buena mesa y Jean Harlow-, Groucho Marx ha mostado, en ocasiones, sospechosas tendencias hacia la literatura. Tras acreditarse en sus libros como egocéntrico ejemplar y amante sarnoso, Las cartas de Groucho constituyen hoy un documento revelador de sus aficiones, odios y amistades y de que estaba irremisiblemente predestinado a la literatura.

A lo largo de muchos años, Groucho Marx ha escrito infatigablemente cartas a sus hermanos, a su hijo, a su médico, al boyfriend de su hija, a sus amigos, a sus compañeros de profesión -Eddie Cantor y Jerry Lewis entre ellos-, a negociantes varios -desde Howard Hughes al presidente de la Chrysler-, a numerosos escritores -como E.B. White, James Thurber y T.S. Eliot-, a periodistas -a quienes dedica amables denuestos -, amén de gobernadores y políticos varios, incluyendo un presidente.

En esta correspondencioa abundan páginas memorables, en cartas dirigidas ya sea a un club de Hollywood ("No me interesa pertenecer a ninguna organización social capaz de aceptarme como miembro"), a la Warner Brothers ("Ustedes pretenden ser los propietarios de Casablanca y nadie puede utilizar ese nombre sin su permiso. ¿Y qué hay de la Warner Brothers? ¿También son propietarios de eso? Probablemente tengan derecho a utilizar el nombre de Warner, pero ¿y el de Brothers? Profesionalmente nosotros éramos Brothers mucho antes que ustedes"), a T.S. Eliot ("No ssabía que fuera usted tan guapo").

Irónicas, feroces, tiernas, sarcásticas, desdeñosas, agudas, siempere divertidas, Las cartas de Groucho -cuyos originales se conservan en la Biblioteca del Congreso- no sólo son una obra maestra de la literatura epistolar, sino también expresión particularmente afortunada del ingenio de uno de los gandes humoristas de nuestro tiempo.

* El autor:

Ver wikipedia e IMDB.

Sin leer. De reciente adquisición (27-2-2008).

1 lectores opinan:

Rosalía dijo...

Muy divertido este libro, lo pasé genial leyéndolo.

... voy a seguir ojeando el blog ...

Saludos.